SEQUÍA EN LOS VALLES

 

Caminamos por las serranías del que ahora en adelante llamaremos el “desierto” del norte chico, ya no será más el semiárido de los valles transversales de la región de Coquimbo.

Es una realidad que ya podemos palpar, ver y sentir, parecerá repetitivo pero el Calentamiento Global NO es una falacia inventada por científicos alarmistas ni por activismo ambiental, a pesar de que aún hay quienes sostienen que de haber un cambio climático no es de origen antrópico.

La cantidad de agua en el planeta no cambia, a pesar de eso en muchos lugares hoy el suministro es insuficiente para las necesidades de los habitantes. Actualmente más de mil millones de personas sufren la falta de agua y se estima que para el año 2025 un tercio de la población mundial vivirá en regiones con distintos grados de escasez hídrica.

El clima del planeta buscará una nueva forma de adaptarse a este efecto invernadero instantáneo, si lo medimos en escala geológica, si, porque fue causado por el hombre en un plazo exageradamente corto, gatillado por la acumulación en la atmósfera de dióxido de Carbono, Co2. Esto contribuye a aumentar la sequía en Chile, y obviamente estas emisiones vienen de nuestros malos hábitos ambientales y nuestros procesos industriales, los que han crecido exponencialmente sin medir el impacto colateral en el planeta.

La población mundial aumenta continuamente. Mientras en el año 1800 era de apenas mil millones de personas, iniciando el año 2000 eran 6 mil millones, pero al llegar el 2011 llegamos a 7 mil millones lo que por cierto ya entrando prácticamente al 2020 el número es mayor, caminando fácilmente a los 8 mil millones, entonces ¿habrá agua para todos?.

Previamente, hace años se inició un gran “susto” mundial por la apertura polar en la capa de Ozono, no obstante se olvidó rápidamente, ya que la misma industria dio soluciones parche, que lo único que se logró, fue la generación de una serie de nuevos nichos de negocios, desde filtros UV en una infinidad de productos hasta vidrios templados en edificios especialmente tratados para repeler la acción dañina de las emisiones ultra violeta del Sol, ya es casi noticia pasada, no obstante, el ozono y el efecto invernadero son efectos de una causa común, el hombre.

Está claro que estamos hablando de una manera globalizada del tema, pero cuando vemos una cabra agonizando bajo la sombra de un espino, en un yerto paisaje azotado por un Sol implacable, donde es hoy impensable ver una poza de agua, esa percepción global cambia, se siente cercano, doloroso, triste y la impotencia nos invade, el criancero ve ante sus ojos la perdida de su sustento familiar.

Los cerros del Valle del Choapa han mutado su color, el mes de septiembre pasado ya no tuvo el otrora verde que lo caracterizaba en esas fechas, hoy sólo se ven marrones incluso grises, los una vez frondosos Quillay silvestres se convierten en siluetas negras a cualquier hora del día, de caer alguna lluvia, será sólo agua perdida ya que esta correrá por la apretada tierra yerta hasta simplemente evaporarse, sin alimentar las semillas que mueren bajo las primeras capas de suelo.

 

   

 

 

Es un escenario tétrico, seguro muchas personas en las zonas urbanas, abren sus llaves de la cocina o el baño y ven brotar agua sin dificultad, mientras la televisión en su horario prime de noticias suena en el fondo de la sala transmitiendo alguna nota periodística sobre la sequía y como esta afecta a “otras personas”, pero ciertamente y hay que reconocer que el Cambio Climático, sólo termina como tema pasajero de una sobre mesa o de algún trasnochado “carrete”.

Nos encontramos con un criancero de ganado caprino de la zona de la precordillera del valle del Choapa, y nos muestra cómo sus animales decaen uno a uno como moscas, y no hay nada que pueda hacer, no hay agua por ende no hay pasto, ya ni siquiera en la alta cordillera, antaño los crianceros se volvían trashumantes de temporada, eran ciclos muy normales, en que el abastecimiento de pastos en los valles bajos en verano se secaban, por tanto ellos y sus ganados partían en sendos éxodos hacia los macizos andinos en busca de pastos verdes, era normal, eran las estaciones del año tal y cómo las “recordamos”, no obstante, ahora la sequía también está en la alta cordillera.

En tanto en otras latitudes, una lluvia se intensifica tanto que las calles se convierten en venas fluviales correntosas por donde nunca se había visto, o en otro lugar la nieve cae tan intensamente que las primeras capas se convierten casi en permafrost y las temperaturas descienden drásticamente, en otras palabras; los fenómenos climáticos se intensifican.

En estos valles, la ausencia de precipitaciones se intensifica al extremo que, tal vez y sólo tal vez nunca más regresen de la manera como lo hacían, convirtiendo al semiárido nortino en un desierto total y absoluto con todas sus implicancias bioclimáticas. Y como en una película de ficción para el año 2050 algunos poblados e incluso ciudades nortinas, sólo serán pueblos fantasmas donde ya todos se marcharon.

 

La superficie terrestre con sequía extrema aumentará hasta en un 30% al termino del presente siglo, el norte y la zona mediterránea de Chile están siendo especialmente afectadas, las lluvias disminuirán en un 50 o 60% en un lapso de 100 años de mantenerse las tasas de reducción pluviométrica actuales.

 

La temperatura del mundo está en aumento sostenidamente desde 1960 en relación con los valores promedio entre 1830 y 1900.

 

Sucedió de forma natural antes, Atacama hace 15 millones de años fue un vergel verde, pero debió ser un proceso paulatino, donde la evolución natural pudo actuar y reaccionar.

 

Para entender y preocuparse por el Calentamiento Global, es primordial saber ser testigo y sentirse protagonista del entorno cercano, de tu metro cuadrado, no verlo como algo que sucede lejos y que otros se harán cargo… no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

 

Revista BIOMA 2019

 

 

VOLVER

logotipo propio CONAF 2018 A-01-01.png

© 2018  REVISTA BIOMA, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now