CIERVO EXTINTO

 

El ciervo extinto es un misterio en su esencia, son de aquellas especies que dejaron nada o muy pocas huellas físicas de su existencia en nuestro territorio, por cierto y antes de continuar, eso nos lleva a preguntarnos ¿cuantas de especies han desaparecido sin haber sido vistas nunca jamás por humano alguno, y que por mil razones geoclimáticas no dejaron fósiles, ni nada que hoy nos permita conocerlos?, es una pregunta fascinante para hacer volar la imaginación.

Pero volviendo a nuestro ciervo, precisamente de él se sabe muy poco, sus restos fósiles son escasos, no obstante se supo de él hace ya bastantes años, mejor dicho ya del siglo pasado se sabía de la existencia de una criatura de este tipo.

Cuando transcurría el año 1868 el naturalista de origen Polaco, pero avecindado en Chile, Ignacio Domeyko descubrió en la bella localidad de Tagua Tagua, una gran cornamenta que evidentemente pertenecía a una especie de ciervo hasta el minuto desconocida en Chile.

Obviamente se trataba de un ciervo, clásica característica de los machos alfa, los que poseían estas grandes y robustas astas, de ramificación irregular y dicotómica, rasgos similares al ciervo de los pantanos americanos.

Nuestro ciervo, también habitó otros países del continente sudamericano, como Argentina, Uruguay y el sur de Brasil, los que probablemente fueron tanto o más ricos en paleo-biodiversidad de lo que nunca podremos imaginar.

Revista BIOMA 

2019

VOLVER

logotipo propio CONAF 2018 A-01-01.png

© 2018  REVISTA BIOMA, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now