Quién es Zerreitug?

O mejor dicho, cual es su historia?

Su historia está en sus manos y su inagotable capacidad creativa que además de dar vida a un trozo de madera, cuenta la historia de Chile con sus creaciones, son personajes anónimos, chilenos, héroes, villanos, viajeros, aventureros y exploradores, evangelizadores, pueblos originarios, animales domésticos, navíos, carruajes, edificios coloniales, etc., pero estas no son sólo figuras sueltas, cada una de ellas forma un todo, un diorama, una fotografía en 3d de tiempos remotos de nuestras crónicas.

Él es Rodolfo Gutiérrez Schwerter, su apodo nace de su primer apellido al revés, en tiempos de pandemia, sólo pudimos conversar telefónicamente, no obstante y por sus fotografías sentimos a un hombre bonachón, risueño y con una tremenda simpatía que incluso se ve reflejada en muchos de sus trabajos, por ello es tan entretenido inclinarse a hurgar visualmente sus dioramas en busca de esa simpatía reflejada en las escenas que representan tanto el quehacer criollo cotidiano como un niño con la canasta de huevos en el suelo en el diorama del Mercado de Abastos, o un burro lidiando con su dueño en el diorama de la Iglesia de los Dominicos, hasta las grandes epopeyas de Chile, como el abrazo de Maipu, Pedro de valdivia en el Cerro Huelen o Américo Vespucio en el río de la Plata, etc.     

Pero nada es al azar, hay investigación en cada escena, hay estudio histórico tras cada diorama, tanto que la Sociedad Chilena de Historia y Geografía nombró a Rodolfo Gutiérrez miembro activo en el año 2017.

El trabajo de Rodolfo es una radiografía al patrimonio material e inmaterial de nuestro país, una ventana al pasado revivido con la humildad y simpleza que le da la madera de pino radiata y con la maestría y perfección que le dan diestras sus manos.

 

¿Cómo se inicia un proyecto?

“Bueno, el proceso para el tallado en madera y para el diorama es más o menos el mismo, pero por ejemplo empiezo por el tallado de la figura, individuales, que es lo que yo he hecho siempre, primero que todo tengo la idea de que es lo que voy a hacer, un quijote, un pirata, un vikingo … tengo que buscar toda la información, de todas maneras yo ya tengo información, como dije son 56 años que vengo haciendo esta cosa (ríe) prácticamente los uniformes, las tenidas, ropa de todas las personas históricas, prácticamente conozco a todos, cuando tengo alguna duda lo busco, antes era difícil buscar la información, cuando yo empezaba a tallar me costaba mucho, tenia que buscar en libros, revistas, ir al museo para buscar fotografías de cosas para poder hacer un trabajo, ahora con el Internet con Google con YouTube se encuentra cualquier cosa, ahora la información se encuadra muy fácil de conseguir.

Ahora ya no tengo mucho problema con vestimentas, armamentos (de época), ahora es muy simple”

Los dioramas, ¿cuáles fueron los primeros?

“Los primeros dioramas que hice fueron en 79, 80, 81 y 82 en el Museo Casa Colorada, bueno en el año 1982 se inauguró la Casa Colorada con esos dioramas, antes de eso yo siempre estuve vendiendo figuras que todavía lo estoy haciendo, tengo pagina en Instagram que se llama @zerreitug6 donde estamos presentando casi todos los días mi trabajo, yo estoy haciendo un mono y lo publicamos…”

¿A realizado obras sobre historia fuera de Chile?

“Para la exposición de Sevilla, el quinto Centenario la Municipalidad de Valajós de España, que queda cerca de Sevilla, parece que era Pedro de Valdivia, me encargaron un diorama similar al de la Casa Colorada que está Pedro de Valdivia en el cerro y eso lo presento la Municipalidad en la en la exposición de Sevilla de 1992, quinto Centenario del descubrimiento de América, eso fue un encargo bonito de los dioramas que es mi obra mayor.

Yo estuve cuando cabro, hace 40, 35 años atrás, estuve exportando todo mi trabajo a Arizona a Estados Unidos, tenía allá una galería que me compraba todas las figurillas, estuve exportando y fui estuve viviendo allá una ves seis meses otra de cuatro meses durante las exposiciones hice trabajos, hice todo de Cowboys (ríe) sé más que cualquier gringo de la historia de los Cowboys, de la historia de los Apaches, de los Comanches, los Siux, los Hopi yo vivía por esa zona, los Navajo, tenía muchos amigos Apaches y Navajos, muchos artistas que iban a mi taller porque puse un taller en exposición en una galería, entonces llegaban todos a ver los trabajos se iban a informar y conversábamos y ellos me daban la información directa de sus tribus, de su historia, entonces fue muy entretenido ese tiempo, pero justamente después cuando volví a Chile apareció el trabajo de la Casa Colorada y la posibilidad de que yo presenté un proyecto que presenté para hacer los dioramas mostrando la historia de Santiago, entonces salió eso y ya se acabo toda la exportación en el extranjero porque me dediqué por completo a la historia en Chile”.

¿Qué representan sus obras?

“Son un relato paralelo y complementario al que los historiadores han dejado por escrito y de esta manera los dioramas se han convertido en un cuerpo de memoria colectiva.

Son retratos con sensibilidad, veracidad y sentido del humor el alma nacional. La capacidad para otorgar expresión e identidad a sus personajes le permiten contar historias que trasmiten emoción y humanidad”.

¿Dónde encontramos sus obras?

“Mis obras forman parte de las colecciones del museo de Santiago (Casa Colorada), el museo Galería de la Historia en Concepción, el museo de la Historia de Penco, el museo del Salitre de Humberstone (Iquique), el centro histórico y cultural Santa Bárbara y el museo del Ahorro del Banco Estado, entre otros. También las municipalidades de Rancagua, Caldera, Chillán viejo y Lo Barnechea utilizan mis obras como instrumentos educacionales y de transmisión de cultura e identidad nacional.

El Metro de Santiago ha representado el espacio de mayor y más directo vínculo con el público. Allí, 27 dioramas se exhiben en diferentes estaciones, lo que ha multiplicado la aproximación del arte, la historia y la cultura a un público masivo y transversal.

    

Más allá de que nosotros lo conocemos por décadas, el arte de Rodolfo no dudamos que ha maravillado por generaciones a millares de transeúntes, que seguro pasaron largos minutos escudriñando cada detalle de los dioramas existentes por doquier, inspirando a niños con esos escenarios fantásticos que son páginas de la historia de Chile y que Zerreitug nos ha sabido narrar a su manera tan particular.

Revista BIOMA 2020

VOLVER

EL GENIO DE ZERREITUG

logotipo propio CONAF 2018 A-01-01.png

© 2020  REVISTA BIOMA, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS